El que lee y entiende consejos… es el mejor amante de todos

Posted on Posted in Blog como ser un buen amante, Masturbacion, Orgasmo femenino

La verdad que aprender de la experiencia ajena diferencia a los terrenales de los sabios, estoy convencida de ello, no solo experimentando como la historia de la humanidad se repite, una y otra vez, sin que evitemos tragedias, guerras y odio entre hermanas y hermanos. Y como mi especialidad es la guerra-paz en la cama, me frustra experimentar (y de ajenas) las pocas ganas de muchos hombres de aprender. La arrogancia del saberse suficientes no solo ha llevado a la humanidad a interminables tragedias humanas, intentando imponer la fuerza sobre otros pueblos, países o creencias por la sola mediocridad de “creerse” más, sino en mi caso, la cama como el campo de batallas donde la derrotada es la pasión femenina, y no existen ganadores; por que con el bla-bla-bla todos sabemos que la representación de la mediocridad.

Políticos que basan su poder en mentiras y una dialéctica manipulada y pueblos que se dejan convencer por que “creen que se lo saben todo”, amantes que no intentan siquiera escuchar su cuerpo, ni los chismes de calle, y para quien es leer un libro es el símbolo de la debilidad, sentimentalismos o que se yo, la venganza de los nerds!!!

La política y las guerras económicas son un reflejo de la mediocridad sexual de los pueblos. Como una de las nuevas “filósofas Twitter” escribía (disculpa la falta de referencia, ya encontraré el tuit de nuevo), “si todos cogiéramos no existirían las guerras”, o el repetido “hagamos el amor y no la guerra”. Hombres tan valiosos como Jesús o Mahoma pedían el respeto al prójimo como base de una sociedad, el amar a tu igual como a ti mismo. Y sin querer caer en blasfemias, ¡¡¡ama a tu pareja como si te masturbaras!!!! Por ser tan egoístas…

Abriendo paréntesis, estoy convencida que hombres tan geniales e inteligentes como Jesús o Mahoma, nunca pero nunca pudieron ser asexuales e irrespetuosos de la mujer, lo que vivimos hoy es la manipulación de su historias, así como sucede en las mencionadas guerras económicas; la malformación del patriotismo. 

Es frustrante tener que experimentar de nuevo noticias de guerras y más guerras – escribo este artículo en Julio del 2014 – y entender que la sexualidad es parte de nuestra naturaleza así como la agresividad frente a otros, sin embargo, se juzga el tener sexo pero NO el hacer la guerra o la criminalidad; definitivamente, no entiendo. No defiendo la promiscuidad, así como no puedo defender que un delincuente sea atractivo para nadie, ni para una mujer ni para los medios.

Después de este “artículo catársis” invito a esos hombres bellos e inteligentes – que son la mayoría de mis lectores – que aprendan de consejos ajenos, al leer, al escuchar a amigas, escritoras, articulistas, directoras de cine e incluso a sus novias jejeje… quiero despedirme recomendándoles Porno para Mujeres (o para parejas como quieran llamarle)…

Mucho contenido, mucha pasión, sin presentar a la mujer como un objeto y si como mujer, simplemente. Un ser humano que ama, siente placer y quiere ser respetada.