Orgasmo y sexo anal

Posted on Posted in Blog como ser un buen amante, Orgasmo femenino, Sexo anal

¿ Orgasmo y sexo anal ? Por supuesto que es posible, incluso la probabilidad es mayor que durante el sexo vaginal.

¿Las razones? Sus gustos… Si influye el tamaño, el ano es menos flexible y por consiguiente se adecua a penes más pequeños. Por otro lado, por la posición, puedes estimular su clítoris manualmente al mismo tiempo que penetras, incluso en el momento de mayor velocidad. Una posición excelente es ella sentada sobre tí, con sus pies colocados sobre tus muslos. Así tienes acceso directo y potente a su clítoris y ella puede controlar la penetración subiendo y bajando.

Después de ir al “grano”, y lograr tu atención, este artículo de hoy tiene otro objetivo; romper el prejuicio del sexo anal. He escrito un libro- para hombres heterosexuales – sobre “como tener sexo anal sin dolor“. Debes tener mucho cuidado, no subestimes el dolor que puedes causar si sabes lo que estás haciendo. Se humilde, lee, ten paciencia, espera. Lograr la relajación del ano requiere tiempo y excitado, con el pene erecto es difícil, sobre todo para los hombres jóvenes.

La paciencia sexual es muy importante para lograr el orgasmo de mujer. Además tienes que tener en cuenta la higiene y respetar su decisión. Es un paso más allá de la simple penetración, requiere de confianza, tiempo y conocimiento. El orgasmo y sexo anal van de la mano, puede llegar a ser muy intenso, íntimo y explosivo. Pero como todo lo bueno, se hace esperar. Requiere de madurarlo, de llevarlo, acompañarlo y sentirlo como algo especial. No me refiero al romanticismo – que también es bienvenido – si no a la base de la sexualidad; son dos cuerpos, con limitaciones y características. El ano  no es posible penetrarlo de un momento al otro, requiere de trabajo para que se dilate, lubricación externa y tiempo.

Disculpa repetir tanto, pero es que hay muchísimos amantes mediocres y si has llegado hasta estas palabras quiere decir que no lo eres, o que al menos intentas mejorar cada día. Besos  y ojalá todos los hombres fuesen como tu.