Sexo anal desde la perspectiva de mujer

Posted on Posted in Blog como ser un buen amante, Sexo anal

El sexo anal es una de las experiencias más intensas que disfrutará una mujer en su vida sexual. Es diferente; la sensación es incluso más intensa, “ajustada”, que requiere paciencia y mucha sutileza. El recto, desde el momento que está preparado para ser penetrado (lo que requiere de ciertas técnicas y paciencia) succiona literalmente el pene, provocando sensaciones extremas a su amante. Ella siempre querrá más… si sabes como tener sexo anal sin dolor.

Si además, basado en las técnicas de “como masturbar a una mujer” estimulas su clítoris de la manera adecuada, durante el sexo anal, elevarás las probabilidades de alcanzar el orgasmo femenino, y su intensidad, a un nivel superior. La intensidad es superior, no solo por las condiciones físicas del recto siendo un camino mñas estrecho, sino por el erotismo que significa la relación sexual con un hombre que sabe lo que hace, y sabe que el “mete y saca” es cuestión de mediocres.

Sin embargo para lograr el sexo anal sin dolor es imprescindible un proceso de preparación antes de la penetración. Si no lo sabes, para la penetración vaginal también, pero entendemos que sigues a DoctorPlacer y sabes de lo que hablamos (si no, al final encontrarás más artículos interesantes). No nos cansamos de mencionar lo importante es que saber como masturbar a una mujer para lograr ser un amante decente, al menos. Para lograr sexo anal sin dolor debes masturbar a tu pareja de tal manera de acercarla o incluso alcanzar un orgasmo, aunque sea de clitoris. La excitación relaja inconscientemente los músculos en general, especialmente el esfínter, el músculo que rodea el recto. Ella no sentirá miedo o presión alguna, y si eres lo suficientemente sutil te llevará y te pedirá aún más estimulación. En plena excitación sentirá querer más de tus aptitudes amatorias y con la estimulación anal pasará a un nivel superior. Un masaje en las nalgas utilizando el lubricante que necesitas para preparar el recto es una acción complementaria ideal.

Al iniciar la estimulación anal, si ella NO ha sido masturbada, podría ser incómodo. De lo contrario su disposición a pesar que no esté acostumbrada al sexo anal será positiva. Debes ir con cuidado de respetar sus deseos y tomar en cuenta la higiene. Ella sentirá el primero de tus dedos, que lubricado, entrará fácilmente. Esa sensación de estrechez es muy excitante pero debes ser cuidadoso y estimularle por un buen tiempo, antes de insertar un segundo. De lo contrario el dolor aparecerá y ella posiblemente interrumpa ese excitante momento.

sexo anal sin dolor
Click aquí para ir al libro “Anal-ízate – sexo anal sin dolor”

Basados en nuestro libro “Anal-ízate – Como tener sexo anal sin dolor” queremos presentar el sexo anal, desde la perspectiva de la mujer, para que intentes entender sus reacciones y respuestas. Es posible que después de un tiempo que consideras suficiente para la penetración anal, lo intentes y ella sienta que todavía no es le momento. Es posible, y como persona sabia debes saber rectificar y seguir con la estimulación. Intenta le penetración muy lentamente y usando suficiente lubricante (Ver posiciones para el sexo anal)

Ella sentirá durante la penetración que es el momento, como si su recto succionara tu pene, y aceptará que sigas. Pero sigue siendo sutil, lentamente. La presión del pene en esa cavidad estrecha genera sensaciones diferentes al sexo vaginal, especialmente cuando al glande (vulgarmente cabeza) ingresa en el recto. El cambio de diámetro, dependiendo de tus medidas, estimula y excita.

Durante la primera penetración es mejor evitar el “mete y saca” intenta lentamente insertar completamente tu pene, antes de sacarlo. La sensación de una penetración entera es altamente excitante y minimiza los riesgos del dolor por el roce. La velocidad la determinara la respuestas que ella a través de sus gemidos y sus palabras te permita. Simultáneamente, con el roce del pene en el recto, se ve estimulado el Punto G.

Las sensaciones del sexo anal son únicas, diferentes a la estimulación vaginal de clítoris o incluso un orgasmo resultante de ofrecer o recibir sexo oral. Es diferente, único, muy intenso, pero muy doloroso sino sigues los pasos debidos. Es la clave para estar seguro que esa amante o tu pareja estable realmente siente un orgasmo femenino y no lo finge y así no herir tus sentimientos – como el 80% de las mujeres.

Síguenos vía email (dejando tu email en la parte superior) o vía Twitter, Facebook o GooglePlus.