How to have anal sex

Sexo anal sin dolor

Posted on Posted in Blog como ser un buen amante, Sexo anal

Si ha llegado a estas líneas pensamos que no tiene esos prejuicios religiosos de la sodomia como un pecado o ve en el sexo anal una experiencia pecaminosa. En Doctor Placer nos referimos exclusivamente al sexo heterosexual. Para la mujer (ver sexo anal desde la perspectiva de la mujer) es una experiencia muy pero muy placentera, especialmente si el tamaño de su pene no es de un tamaño exagerado. Para disfrutar del sexo anal sin dolor el ano debe ser preparado, con mucha sensibilidad y sutileza, y así después lograr ese éxtasis. Si se ha tomado el tiempo suficiente se sorprenderá como ella incluso le pedirá que la penetre fuertemente, sin dolor alguno con una sensación de llenura muy especial.

Pero si no lo haces, si no manejas las técnicas de como tener sexo anal, puedes dar por terminada la opción del sexo anal con ella, e incluso hasta tu relación. Es una falta de sensibilidad el presionar a una mujer a la penetración, sin preparar su ano adecuadamente; el dolor es insoportable.

Click aquí para ir al libro “Anal-ízate – sexo anal sin dolor” Si ella ha aceptado tener sexo anal (ver como convencerla de tener sexo anal) cumpla con sus expectativas.

La paciencia – la mejor amiga del sexo anal y de un amante perfecto

Como repetimos constantemente en nuestros artículos en Doctorplacer.com, así como en nuestros libros, nuestro twitter o grupo en Google+, la paciencia es la clave para ser un amante ideal. El ano es una zona donde los músculos tienen una gran capacidad de expansión pero difícil de relajar voluntariamente. Es necesario estimular esa zona, y poco a poco lograr que el músculo vaya adaptándose a la estimulación.

El orificio anal está rodeado por dos anillos musculares llamados esfínteres (aquel que nos permite controla la defecación y la orina). El círculo externo es controlado por el sistema nervioso por el sistema nervioso central, como los músculos de la mano por ejemplo. Se puede tensar y relajar este esfínter cuando se desee. El esfínter interno es muy diferente. Este músculo es controlado por el sistema nervioso autónomo, el cual gobierna funciones como los latidos del corazón y la respuesta al estrés. El esfínter interno refleja y responde al temor y ansiedad durante las prácticas anales. Estos causarán que el ano se tense automáticamente aún si la pareja pasiva está tratando de relajarse.

Por ello el proceso de adaptación a la penetración, esa estimulación continua pero sutil permitirá que ese músculo se adapte poco a poco a una penetración. Por supuesto es posible aprender a relajar ese músculo, pero para ello se requiere tiempo de entrenamiento, para poder relajarlo a voluntad. Un tema para otro libro 😉 Y por supuesto, el practicar sexo anal no daña de ninguna manera los esfínteres del ano, solo debes manejar las técnicas de como tener sexo anal.

El lubricante – el segundo mejor amigo del sexo anal

Otros de los grandes amigos del sexo anal es el lubricante, ya que el recto no produce sustancia alguna como la vagina sino sólo una pequeña cantidad de moco. Por eso, la penetración anal requiere de un lubricante, una sustancia que disminuya la sensación de toce entre las paredes del recto y el pene, especialmente como elemento afrodisíaco a la hora de masturbar a una chica.

La higiene – importante y necesario

El recto ofrece, además de una experiencia sexual placentera, un servicio al cuerpo humano, de lo más importante; la expulsión de los desechos orgánicos. Por ello muchas personas sienten aversión o tienen miedo del sexo anal. Para evitar experiencias poco placenteras o simplemente para aplacar esos miedos, es la higiene un factor esencial a tomar en cuenta.

El Coito Anal es totalmente seguro, si se toman las precauciones necesarias. Los riesgos son exactamente los mismos que en el sexo vaginal; todos los otros riesgos se centran en las infecciones de transmisión sexual (ETS). Cada una de las enfermedades comunes -gonorrea, sífilis, herpes- puede afectar el ano.

Limpieza anal
Si la relación sexual anal no ha llegado de manera espontánea, sino ha sido de alguna manera conversada con anterioridad, la limpieza del ano es una medida que maximiza la higiene durante el coito anal.
Las heces NO se depositan en el recto, sino solo en el momento de defecar, así que la probabilidad de que usted vea restos fecales en su pene son mínimos; pero existentes. Hoy en día existen productos en la farmacia que permite estimular una corta diarrea para así eliminar restos fecales que se encuentren en la parte baja del intestino. Se asemejan a un tubo de pegamento, y funcionan de la misma manera 😉

Síguenos en DoctorPlacer… y el tema “como tener sexo anal sin dolor” así como nuestros libros.

Comments are closed.